Pensamientos al comenzar el día

No es difícil darse cuenta de que apenas media hora después de salir de casa las cosas vuelven a estar igual que a la hora de acostarnos, o puede que no, puede que el día se tuerza en sentido ascendente y el sol se imponga templado sobre los charcos que ahora se limitan a reflejar el cielo y las farolas, a la espera de desaparecer y dejar sus rastro leve de barro sucio por las aceras. Mientras, en nuestros primeros pasos en el día, el cuerpo demuestra su alegría de estar de nuevo erguido, estrenando músculos y huesos, absorbiendo oxigeno para esponjar el soporte indefinible de nuestro ser y airear la corriente continua y cerrada de nuestro circuito sanguíneo. Entonces comenzamos a rescatar nuestros pensamientos, tal vez lazando una imagen antigua que una puerta en el presente nos franqueó, tal vez a propósito buscándola para recordarnos quien fuimos o lo que no debemos volver a ser. Son estos primeros momentos los que a menudo marcan la evolución de las horas, pero puede también que no, que una inesperada sonrisa acompañe nuestras vidas y nos haga preguntarnos como es posible que sólo una sonrisa muda guiada por una mirada clamorosa es capaz de insuflarnos la esencia de la fugaz alegría. Debe ser que la estábamos esperando, que era esa la que estábamos esperando.

Anuncios

3 Responses to Pensamientos al comenzar el día

  1. Una sola sonrisa nos alegra el día. Estoy con la idea. Parece una cosa facil. Pero que dificil es a veces encontrar ese bálsamo de unas palabras amables en el bar de la esquina, en el trabajo. Incluso en casa. Todos mirándonos hacia dentro, ocupados en nuestros malos rollos. Sin saber sacar provecho a las horas.

  2. Mariló says:

    “No es difícil darse cuenta de que apenas entre tantas penas cualquier sonrisa, desconocida o próxima nos revitaliza más que ningun otro complemento, pero siempre se torna en algo tan efímero, que aunque deseasemos alargar sus efectos, rescatarlos del olvido, se nos van, y volvemos a sentir la feroz, insaciable hambre del alma.

  3. Es cierto, una sola sonrisa nos alegra el dia.

    Es por eso, que cuando me olvido de ser “amable”, me regaño . me recuerdo a mi misma el poco tiempo que andamos por aquí, el poco tiempo para amar, para ver, oír, oler y respirar.
    Una sonrisa, una palabra amable…nos puede cambiar el dia.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: