El 12 de octubre

Ayer hubo un desfile militar en Madrid para celebrar la fiesta nacional del 12 de octubre. Cuando hacía el bachillerato, yo tenía un compañero cuyo padre era militar en la base de Torrejón y con el que fuí un día de desfile, que entonces llevaba el desgraciado nombre de la Victoria, a ver salir los cazas de Torrejón, que sólo cinco minutos después pasarían en formación por la Castellana. Era todo un espectáculo, pero yo entonces quería ser piloto de aviones, ahora ya creo que nunca lo seré, y pensándolo bien, tampoco me importa mucho, bueno, un poco.

Hace mucho que no veo algo tan aburrido como un desfile militar –visto uno visto todos-, pero parece que al desfile del 12 de octubre va gente de todo tipo, aunque últimamente se ha convertido en un lugar donde los fachas aprovechan para hacerse notar con el objeto de insultar a Zapatero y sus ministros, es decir, una tradición fachosa. Por otro lado, la propia fiesta es muy criticada por la izquierda que se dice más auténtica, porque dicen celebra un genocidio, también por independentistas de todas las Españas que dicen que es una fiesta nacional ajena a su “nación”, e incluso por falangistas de variado apellido que aprovechan para manifestarse por “su España auténtica y perdida”.

Decir sin embargo que el doce de octubre se ha convertido más en un problema que en una celebración, es falso, pues la mayoría de la población, excepto una multitud de zaragozanos que celebran el Pilar, pasa de ella, agradece, cómo en cualquier fiesta católica o pagana de las que se celebran durante el año, que ese día no sea laborable. Así que nos encontramos con que la fiesta del 12 de octubre sólo es celebrada por los izquierdistas más auténticos, por los más independientistas de cada territorio y por las reservas de fachas con bandera aquiluchal que quedan en cada lugar.

Esta celebración de la fiesta nacional de España a mi me parece curiosa e incluso me alegra, pues muestra como el llamado nacionalismo español es más una cuestión de sus opositores que son los que la revisten de contenido, que un sentimiento articulado y comparable al de los nacionalismos bien organizados de los territorios de las Españas, pero con el que actúan en involuntaria pero necesaria amalgama. Mientras, unos, si pueden, se van de puente, los que no, pues se cagan en todo si le pasan los aviones del desfile por encima de su cabeza, y otros, pues felicitán a su amiga o su prima que se llama Pilar.

Anuncios

3 Responses to El 12 de octubre

  1. Angel Alda says:

    Hola Miguel Ángel. Ayer camino de cas de mi madre me tocó pasar por la Castellana andando justo cuando los asistentes se desperdigaban por el paseo. Noté una cosa curiosa: la presencia muy significativa de muchos latinos inmigrantes. No se cual pueda ser la razón salvo la presencia de un porcentaje altísimo de inmigrantes entre la clase de tropa del ejército actual.
    Creo que una fiesta nacional española nunca debería ser la de la Hispanidad ni estar definida por un desfile militar que mas parece la continuidad del de la Victoria aunque solo sea por el afán de la derecha de apropiarse de la misma- los abucheos vienen de mucho tiempo antes como ha recordado Felipe Gonzalez.
    Posiblemente el 6 de Diciembre, aniversario de la Constitución, sería la fecha adecuada. Y con los actos locales, regionales o populares que se tenga a bien celebrar, al estilo del 14 de julio en Francia.
    Por lo demás estoy absolutamente convencido en coincidencia con esto que solo una minoria de hunos y de hotros se dedican al deporte de enmierdar la celebración.
    Como en tantas otras cosas, por ejemplo lo de la memoria histórica, el no haber hecho las cosas a tiempo ha traido como consecuencia la existencia de estas parcelas de realidad tan lamentables.
    Un abrazo

  2. miguel ángel yuste says:

    Tienes razón Ángel, creo que hay muchas cosas que se han hecho a medias cuando se podían haber hecho de una vez tal como una mayoría de la población deseaba con su voto. Da la impresión de que ante cualquier decisión importante la izquierda española (si es que esta definición aún se mantiene en vigor) tiene miedo de soliviantar a las derechas y a sus poderes adyacentes como la Iglesia o la banca, como si tuviesen que pedirles perdón por gobernar, como se ve por ejemplo enel tema las relaciones Iglesia-Estado, en el del aborto, en el de la memoria histórica, o en el de las ayudas a la banca. Estoy de acuerdo en que las decisiones importantes han de ser tomadas con tacto, pero siempre dentro de lo que se espera de un gobierno de izquierdas y sea factible, claro. No olvidemos que la gente le ha dado la mayoría para ello, pero si va a gobernar con miedo, al final la gente se quedará en casa cundo tenga que votar, pues muchos pensarán que para hacer eso ya está la derecha, que nunca tendrá remordimientos por actuar según se espera de ellos.

  3. pura says:

    Miguel, tus reflexiones tan acertadas como siempre, me da rabíay envidia de la mala ,que siempre te adelantes y tambien te retrases con tus escritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: